Plataformas Lagrangianas

 

LAS PLATAFORMAS LAGRANGIANAS

Son plataformas de observación autónomas que se dejan derivar libremente y que registran su posición, permitiendo conocer la dirección y la velocidad de las corrientes marinas superficiales. También pueden proporcionar otras variables de interés, como la temperatura superficial del mar o la presión del aire.

Para describir el flujo de las corrientes se utiliza el método lagrangiano que se centra en observar la trayectoria de un objeto que es transportado por la corriente.

LAS PLATAFORMAS LAGRANGIANAS: DESCUBRIENDO EL MAPA DE CORRIENTES DE SUPERFICIE.

En la infraestructura de plataformas lagrangianas de SOCIB encontramos perfiladores ARGO y  boyas de deriva que son lanzadas al mar,  y se establece un seguimiento del movimiento dirigido por  las corrientes superficiales. Mediante posicionamiento por satélite se localiza su posición para establecer su trayectoria y su velocidad, describiendo con su movimiento un mapa de corrientes.

Boyas de deriva superficial liberadas en el Mar de Alborán durante el mes de Julio de 2014.

LAS BOYAS DE DERIVA SUPERFICIALES

Las boyas de deriva superficiales  son plataformas diseñadas para moverse en la superficie  con las corrientes mediante dispositivos de flotación.  Las boyas son plataformas diseñadas para integrar diferentes sistemas de medición (temperatura, salinidad y velocidad de la capa superior del océano) y transmitir estos datos que obtienen, junto con su posición, vía satélite. Para evitar que los fuertes vientos las arrastren fuera de las zonas de estudio, estas boyas disponen de un sistema de arrastre a cierta profundidad. Existen distintos diseños con múltiples elementos de arrastre que pueden variar, aunque suele ser una manga perforada que puede llegar a medir 10 metros de largo. 

LOS PERFILADORES DE DERIVA AUTÓNOMOS

Los perfiladores de deriva autónomos llamados APEX (Autonomous Profiler Explorer, sus siglas en inglés),  Permiten seguir corrientes oceánicas a varias profundidades, ya que permanecen hundidos varias semanas y suben a la superficie en un breve periodo para transmitir los datos de sus sensores vía satélite.

Estas boyas son una valiosa fuente de información sobre el patrón de circulación y la variabilidad de la capa superficial de mares y océanos. Estas corrientes son objeto de estudio al estar estrechamente vinculadas con el clima global.  En ese aspecto, la red mundial de boyas Argo ha demostrado ser una de las piezas clave del Global Climate Observing System/Global Ocean Observing System (GCOS/GOOS) al cartografiar las corrientes superficiales y  proporcionar una descripción cuantitativa de la  variabilidad del clima en los océanos, con diferentes escalas temporales, incluyendo observaciones sobre el almacenamiento de calor y de agua dulce y el transporte en el océano.

El proyecto MEDARGO coordina las boyas APEX que se encuentran operando en el Mediterraneo y en el Mar Negro. En la siguiente imagen puedes ver el ciclo del perfilador de deriva en el Mediterráneo.

UTILIDADES

Las boyas lagrangianas permiten conocer la circulación de las corrientes, lo que tiene especial interés para:

  • Hacer el seguimiento a contaminantes flotantes como  los derrames de hidrocarburos y vertidos en el mar
  • Mejora de la predicción de la trayectoria de personas y objetos a la deriva en caso de accidente.
  • Conocer la dispersión de partículas en superficie, como larvas, plancton o medusas.

SOCIB, gracias a su infrestructura de plataformas lagrangianas, establece  programas de despliegues periódicos de boyas de deriva para asistir a las necesidades científicas, en el marco del Programa Global Drifter (PIB).