Visita el Buque Oceanográfico

Bienvenidos al B/O SOCIB, un catamarán oceanográfico único en su sector que pertenece al sistema multiplataforma de observación marina y costera de la ICTS SOCIB.

Características

Construido en 2012 en el astillero RODMAN POLYSHIPS de Vigo, el B/O SOCIB cuenta con avanzadas tecnologías y el mejor equipamiento científico para la realización de campañas de investigación en el Mediterráneo. Al ser un catamarán ofrece una navegación mucho más rápida, confortable y estable que la de los grandes buques oceanográficos tradicionales. 

Los 24 metros de eslora del buque están distribuidos en espacios muy versátiles y prácticos: la cubierta de trabajo, los dos laboratorios, la sala de estar y la cocina, 7 camarotes con capacidad para 16 personas y el puente de mando.    

Cubierta de trabajo

 

Las principales tareas de muestreo se realizan en la cubierta de trabajo de popa. Tiene 60m2 y acceso directo al laboratorio desde donde se controlan las operaciones. Pórticos, chigres y grúas son capaces de manejar equipos de hasta 5.140 kg y las plataformas de popa permiten trabajar a nivel del mar.

Uno de los instrumentos más utilizados en las campañas es la roseta. Es la encargada de tomar muestras de agua a diferentes profundidades y de recoger parámetros oceanográficos importantes para conocer el Mediterráneo. Sus 12 botellas Niskin se introducen abiertas en el mar y cuando la roseta llega a una capa de agua interesante para el estudio, los técnicos le ordenan desde el laboratorio seco el cierre de una de las botellas. Y así, con las 12.

La roseta también lleva integrada una sonda CTD con sensores para medir: salinidad,  temperatura, fluorescencia, turbidez, clorofila, actividad fotosintética y oxígeno disuelto. 

Conectada al barco gracias al cable coaxial de 3000 metros que vemos enrollado en el chigre de babor, la roseta envía datos en tiempo real al ordenador del laboratorio seco desde donde los técnicos analizan el perfil de la columna de agua registrado y mandan la orden de cierre de las botellas.

Para los investigadores es importante conocer la variabilidad de la temperatura y la salinidad del mar pues influye en diferentes procesos físicos como las corrientes o en procesos biológicos como el desove del atún rojo en el Mediterráneo. Al igual que la temperatura, la salinidad varía horizontalmente, según avanza el buque, y verticalmente, según la profundidad. En el caso de la sonda CDT, la salinidad se mide según la conductividad eléctrica del agua en distintas profundidades hasta los 10.000 metros. 

Para la recogida de muestras de sedimentos o de organismos, se utilizan otros instrumentos como la draga y las 9 redes MOCNESS (Multiple Opening and Closing Net with an Enviromental Sensing System) que, al igual que las botellas de la roseta, están programadas para abrirse y cerrarse a diferentes profundidades, para recoger zooplancton u otros organismos como, por ejemplo, las larvas de atún rojo o las medusas.

Al recoger muchas muestras a la vez, este tipo de redes ahorran tiempo en la campaña.

Laboratorio

El laboratorio es una zona de trabajo multiusos de 27 m2 adaptables según el propósito de cada campaña. Está organizado en 2 zonas: seca y húmeda.

En el laboratorio seco está el “cerebro científico del buque”: el equipamiento electrónico, informático y de comunicaciones que controla el barco. Cinco ordenadores con grandes capacidades de procesamiento y almacenamiento de datos cubren las necesidades de las campañas oceanográficas. 

A través de 13 pantallas se realiza un seguimiento de la navegación y se visualizan los datos oceanográficos recogidos por la roseta-CTD, la sonda, el correntímetro, el termosalinómetro y el fluorímetro.

En el laboratorio húmedo se reciben las muestras y se realizan los análisis preliminares de agua de mar con medidores de pH, rampas de filtración y mezcladores, entre otros equipos de trabajo.

El termosalinómetro mide durante toda la navegación la temperatura y conductividad (salinidad) del agua superficial. Y para medir la fluorescencia y la clorofila el buque dispone de un fluorómetro.

Zonas habitables

La vida a bordo del buque SOCIB se organiza a través de turnos de trabajo y descanso, puesto que en un buque siempre debe haber gente trabajando. 

Este buque está preparado para desarrollar campañas científicas de hasta 7 días sin realizar escalas. Puede acomodar a 9 tripulantes y 7 técnicos e investigadores. Dispone de tres camarotes dobles, dos camarotes con capacidad para 4 personas, dos camarotes individuales, una amplia cocina y una zona común para comedor o reunión, 5 aseos con duchas y una lavandería.

Puente de mando

El puente de mando, con una visibilidad de 360º,  realiza control de los sistemas de navegación del buque. Además integra los controles necesarios para efectuar maniobras con instrumentos científicos. 

En la consola de dirección se encuentran el timón que dirige el rumbo y los controles de las máquinas o motores, así como el piloto automático y las palancas de mando de las hélices. 

En la consola de navegación se encuentra el radar, que detecta otros barcos, otros elementos flotantes y la línea de costa; el navegador GPS 3D, que establece la posición exacta mediante la señal de satélite; las cartas náuticas electrónicas, que indican las masas de tierra, las boyas y faros, los muelles y las corrientes; la ecosonda, que permite conocer la distancia respecto al fondo; la corredera, que indica la velocidad a la que se navega; el compás giroscopio, vital para determinar las direcciones, y el compás magnético, que determina el norte magnético terrestre.

La consola de comunicaciones agrupa aquellos sistemas que permiten establecer contacto entre la tripulación y con el exterior.

Cubierta superior

En la cubierta superior del B/O SOCIB de 30 m2 se encuentran distintos equipos científicos, la embarcación auxiliar y los equipos de supervivencia del buque (trajes y balsas salvavidas).

Desde la consola exterior se puede gobernar el buque y tener el control de los chigres, facilitando las operaciones de navegación como las necesidades del trabajo con la instrumentación científica a bordo. 

Por último, este buque cuenta con una sala de máquinas distribuidas en los dos patines del catamarán, dos tanques de combustible con 13.000 litros de gasoil en total, dos generadores eléctricos, tres tanques de agua potable con 1.600 litros en total y una planta séptica completamente automática para tratar las aguas grises y negras de manera segura y ecológica.

Todo ello al servicio del buen funcionamiento de este buque oceanográfico dedicado al estudio científico de mares y costas.  

Aquí podrás conocer las actividades del buque así como las misiones realizadas. 
 

 

 

Infraestructura cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)